El enfado

Me acuerdo de cuando tenía 15 años, me enfadaba mucho, me enfadaba con mi ama, con mis profesorxs, con mis amigas y con la vida en general.

Pasaba mucho tiempo enfadada, gastaba mucha parte de mi energía en discutir y llevar la razón.

Un día, en una de esas discusiones, dije cosas que no quería a personas importantes en mi vida y vi cómo lloraban, se sentían dañadas y sufrían por mis acciones y palabras.

Ese día no dejé de enfadarme, es algo que me ha llevado años y esfuerzo, y que aún en ocasiones ronda aparecer aunque ya no se materialice.

Observé que cuando me enfadaba sentía malestar, tristeza y finalmente culpa, lo cual me hacía sentir infeliz.

Además, dañaba al resto de seres que tenía a mi alrededor, y a la energía mundial, no podía seguir consintiendolo.

Enfadandome solo conseguía aferrarme más a mis creencias e ideas, no observaba su impermanencia  y lo vacías que estaban, sino que las vivía como verdades absolutas y eternas.

Este aferramiento me separaba de mi, del otrx, porque solo era capaz de ver lo que respondía a mi construcción, el resto era motivo de enfado y decidía apartarlo.

Crear un mundo de paz y amor.

Gracias y perdón por todos mis enfados.

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.