La cara

Como bien dice el dicho: la cara es el espejo del alma.

Hace dos años me rape el pelo y tuve la sensación de quedarme al descubierto. Aunque anteriormente llevara el pelo recogido o para atrás, sentía que había una capa que me protegía, que me ocultaba del resto, en cambio con la rapada no había nada que pasara inadvertido.

Y aprendí a vivir así, sabiendo que cada uno de mis rasgos, arrugas y granos se iban a ver, así como las emociones que sentía, y es de último punto del que voy a hablar.

Cuando estamos enfadados se nos frunce el ceño, cuando estamos tristes la mirada se torna esquiva y las mejillas tornan hacia abajo, si dudamos torcemos la boca y subimos las cejas…

Todo esto es lo que podemos observar si nos paramos a leer un alma. En mi caso, como creo que es muy importante que los demás reciban de mí calma y tranquilidad, lo que hacía era chequear mi cara para saber cómo se encontraba y relajar el gesto. Si no me había dado cuenta del gesto me preguntaba a que se debía con mucho amor, pero lo devolvía a su estado natural de calma.

Hoy es el día que lo sigo haciendo y creo que es muy beneficioso para descargar las emociones, ser consciente de ellas y volver al ser.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.