Ciao bella!

Hoy me he ido del monasterio, me he despedido de lxs nuevxs amigxs, de lxs viejos, de ese maravilloso lugar, su maestro y las enseñanzas, la comidita rica, los madrugones, los preciosos atardeceres… Y así podría continuar páginas y páginas, porque ha resultado ser para mí una experiencia única y muy bella. A pesar de que puede que no se vuelvan a dar las condiciones para que un suceso así se vuelva a dar, no me aferro a él con lamentaciones y añoranza, sino que agradezco lo vivido y lo dejo ir con una gran sonrisa y muchísima gratitud.

Intentar no etiquetar las experiencias como buenas o malas, sino simplemente experimentarlas y tener en mente la ecuanimidad, no generar rechazo o gran aceptación ante los diferentes objetos que se ponen ante nosotrxs, creo que ayuda a,  en el momento de dejar partir el barco,  que no haya tanto drama, sino más alegría y consciencia.

Cuesta dejar ir porque nos da miedo la nueva situación ya que esta nos confronta con el yo, al ser inesperada y novedosa. Saber que todo ello nos mantiene presos a nosotrxs y al sufrimiento es necesario para generar el cambio.

Agradecer cada instante, con amor y ligereza.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .