Paradas

A veces la vida te obliga a parar, por ejemplo, porque estás enfermx, porque nieva y no puedes continuar la marcha o porque alguien necesita tu ayuda.

Otras veces tu decides parar, que también es debido a unas causas y condiciones pero crees que lo decides; paras para ver un paisaje espectacular, paras para tomar aire o paras para retornar al interior.

Antes me resistía a ceder a las paradas, si llovía quería continuar y lo intentaba como fuera, o bien me enfadaba por no poder hacerlo. Tampoco paraba porque no era capaz de estar conmigo, prefería entretenerme antes de escucharme o mirar para otro lado para no afrontar lo que sucedía…

Me encanta descubrir que poco a poco estoy cada vez más cerca de mí, aceptandome como soy, intentando respirar cada vez que quiero correr y no volver a mirar atrás,  recordando que en realidad no soy ni tan importante, ni tengo tanta base como para tomarme tan enserio, agradeciendo todo porque es parte del proceso de saber.

Todo esto me ayuda a disfrutar del momento, a estar desde el 0,desde la nada, sin creencias, ideas, sueños… Estar y disfrutar, estar y saber cual es el camino, parando o sin parar.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres sean felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.