El foco

Muchas veces es tan fácil como cambiar el foco donde tienes puesta la mirada, es tan fácil como mirar alrededor y dejar que entre un poco de aire para ver la abundancia, para ver que no somos los únicos que sufrimos y que necesitamos ayuda, que el resto de los seres que nos rodean andan en una misión parecida a la nuestra, la de la búsqueda de la felicidad y el amor.

Cuando me veo rumiando días y días sobre un mismo tema, no todo el día, pero si de manera recurrente, me es de gran utilidad cambiar el foco de mi atención y volver a mi cuerpo por medio de la respiración. Cuando retornas a ese lugar vuelves al presente, donde no hay focos, solo hay presencia.

El primer paso es darme cuenta de que mi cabeza está por delante de mi ser y que necesito hacer algo para no continuar así. El segundo paso es ponerme manos a la obra y no esperar ni un segundo para respirar profundo y conectar con mi interior, y desde ahí colocar el foco en lo verdaderamente importante, en ser cada día un poco más yo, y ayudar un poco mas a tu tú.

Muchas gracias y perdón.

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.