Estar en el centro

En ocasiones salgo de mi rutina habitual y las prisas me invaden, olvido respirar, olvido mirar al cielo y olvido incluso las cosas que prometí hacer diariamente.

En estos días en los que todo lo que se suele dar no se da, es cuando debo prestar especial atención a cada momento; para no romper batidoras, ni botes de cristal, y para ver al de enfrente y no estar envuelta en mi propio vaivén que no me deja ser consciente de mis actos, pensamientos y emociones.

Cuando parece que todo está revuelto, o que no sigue el ritmo habitual son los días maravillosos para practicar todo lo aprendido, para que en cada acción sea consciente de lo que estoy haciendo, para dedicarme en exclusiva a ella y para recordar mi motivación, de un modo paciente y sin expectativas.

Son los días en los que agradezco todo el camino realizado, que me permiten, a pesar del oleaje, no verme envuelta en emociones y actitudes destructivas, y que me ayudan a afianzar lo que pienso y materializarlo.

Son los días en los que recuerdo quien era cuando el centro estaba perdido, y que me dan fuerzas para reubicarlo instante a instante.

Hoy estoy muy agradecida.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.