Remedios caseros

Agua, limón, sal, bicarbonato y azúcar. Mantitas y a sudar como un pollo.

La fiebre me ha dejado por un ratito y el baño también, así que voy a aprovechar este instante porque no sé cuando me tocará salir corriendo al baño, o que no tenga más que ganas de estar tumbada durmiendo.

Es increíble cómo cuando parece que todo ha cesado ataca con más fuerza. Esto me hace pensar que muchas emociones, pensamientos actúan del mismo modo. A veces crees que has perdonado a tu amigo, o que has olvidado lo que sucedió y vuelve a aflorar y con más fuerza si cabe.

Escucharme día a día, me concede la oportunidad de observar que ocurre en mi interior, que procesos se están dando de un modo muy sutil pero que condicionan toda mi vida sin darme cuenta.

Ser consciente del ahora, de lo que se está mascando en mi mente, me permite aceptar, por un lado, toda mi totalidad, y por otro, construir los mundos en los que quiero vivir, que resulten más beneficiosos para todxs y más reales.

Cuando el cuerpo para, la mente para, y aprovecho esta preciosa oportunidad para estar en el aquí y ahora.

Muchas gracias y perdón a lxs afectadxs,

Ojalá todos los seres sean felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.