¿Por qué?

Hoy he tenido un día duro en el trabajo, pero no porque hayan sido muchas horas, o haya tenido que madrugar o porque hubiera muchos recados que hacer. Hoy ha sido un día duro porque nuevamente me he encontrado con un ser delante de mi sufriendo. Sufriendo tanto que se golpeaba, tiraba y rompía todo lo que fuera necesario. Era tanta la rabia e impotencia que sentía, y tan pocas las capacidades para canalizarla de otro modo, que no era capaz de parar. Tras un rato, no hay mal que cien años dure, hemos podido retomar y arreglar lo estropeado, pero el dolor del fondo de su corazón sigue ahí, el sufrimiento sigue ahí, y yo no sé cómo ayudarle para que cese.

He vuelto a casa y he hecho meditado. Las lágrimas han empezado a aflorar, poco a poco, no ha sido congoja, sino tristeza del alma. Después he meditado y he aprovechado esta preciosa oportunidad para recordarme para qué estoy en este cuerpo y no es mas que para no dañar y no dañarme, y si fuese posible, para beneficiar un poquito a alguien.

Como el alquimista transformo la tristeza en alegría cultivando mi motivación, pero aún me falta sabiduría.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.