Oyente

El otro día iba en el metro y oía una conversación entre dos amigas, una de ellas le estaba pidiendo perdón a la otra por llegar tarde y se excusaba diciendo que claro con el hijo, la casa… y que ella no lo entendía porque no era madre.

Cualquier persona que me conozca sabe que soy muy impuntual y no voy a aludir a ciertos estudios que afirman que las personas impuntuales son más creativas, porque al fin y al cabo, es una falta de respeto al otrx.

Estas personas, gracias bellas por amarme, también pueden afirmar que las excusas eran mi fuerte; un unicornio se había puesto en la puerta de casa y no me dejaba pasar, mi ama había decidido echarme la bronca en el último momento… Con el tiempo decidí aceptar mi comportamiento y asumir las consecuencias de mis actos.

Este es un capítulo aislado pero podría nombrar muchos mas en los que he tendido a echar balones fuera, a culpar al mundo de mis circunstancias, hasta el punto de enfadarme si no me creían, y a no responsabilizarme de mis pensamientos, emociones y acciones, pensando que mi vida respondía a lo de fuera y no a lo de dentro.

Cuando empiezas a darte cuenta de que no llegas a ningún sitio tomando esta actitud es cuando haces los primeros avances, es cuando te aceptas tal y como eres, es cuando dejas de mentir aunque el chorreo sea gordo y las perdidas también, porque no se pierde nada ya que nada poseemos.

Después pasas a darte cuenta de que si tus pensamientos son tu responsabilidad de ti depende lo que te vas a ir encontrando, por lo que empiezas a escucharte y ser muy cuidadoso con lo que deseas y piensas, porque ahora eres el responsable, y esto hace que tus emociones y actos también giren en torno a esta idea.

Y por último piensas, si puedo responsabilizarme de mis pensamientos, porqué no responsabilizarme de los pensamientos que tengo sobre el resto, ¿quizás puedo hacer algo? Y aprendes a no pensar mal de nadie, a no juzgar, a no criticar, a oír conversaciones sin emitir un juicio, simplemente a oírlas sin deliberaciones ni sentencias, porque recuerdas que has pasado por ahí, y que además, tus pensamientos hacen tu mundo y el del resto, y como quieres que todo el mundo encuentre la felicidad y la calma mental decides que de lo que ti dependa lo vas a intentar, hasta que solo lo que surja en tu mente sea amor y compasión.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .