Darme cuenta

A veces en la búsqueda de la felicidad he creído necesitar cambiar de trabajo, de casa, de pareja, de amigxs… Y puede ser que algunos cambios en ciertos sectores de mi vida podrían facilitarme el caminar día a día, pero no conseguiría la verdadera felicidad, la felicidad duradera.

Debido a esta mente que busca fuera lo que ya está dentro se me olvida que la felicidad y la paz son el camino, es decir, agradecer lo que tengo, la familia, el trabajo, la seguridad, el amor de muchos seres, tanto los que conozco, como los que no, la posibilidad de poder respirar cada día, de poder hacer de cada instante un instante de serenidad y calma, la capacidad para ser consciente y mejorar, la de caer, levantarme y aprender…

La lista es enorme, podría continuar agradeciendo cada rayo de sol que me calienta la cara y terminar con el pajarillo que se posa en el balcón y canta.

Poner el foco en todo lo que tengo, en todas las maravillas de la vida que me han tocado y percibir su inmensidad.

No dar por supuesto, saber que todo viene y va, que nada permanece y que poseo una bella oportunidad de ser.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.