Gratitud

A veces, cuando dejas de darle vueltas a las cosas, a la vida y sus caminos, a los deseos, necesidades, añoranzas, miedos, lista de la compra…, y a todas esos pensamientos que ocupan nuestra mente es cuando la belleza surge.

Hoy he ido a meditar, y de camino a casa me he encontrado con un precioso ser que hacía mucho tiempo que no veía. Probablemente, si hubiera seguido enfrascada en la locomotora no hubiera existido este encuentro, o quizás si pero no hubiera fluido, o ni siquiera lo habría visto aunque pasara por delante.

Este encuentro me ha ayudado a ver que la vida es inmensa y sus regalos también, no debido a nada que me haya dicho o haya hecho, simplemente por su presencia, por la ligereza de la conversación.

A veces fuerzo demasiado la máquina y acabo agotada de intentar ser quien no soy, de intentar estar donde no llego y de aceptar circunstancias que no puedo aceptar. Quizás es mi apego al yo, quizás es mi ser que grita keep calm, you will arrive, no lo sé. Lo que sé es que en una mente vacía habita la calma, la serenidad y el amor.

Muchas gracias por recordarme quien fui y mil perdones,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.