Coger el punto

Cuando tomas un poco de conciencia sobre la vida, tus deseos, tus miedos, tus pensamientos, tus palabras, tus acciones… parece que el trabajo no acaba nunca; que continuamente tienes que estar atentx a la dirección de tu mente, para que no divague, para que no te/nos lastime.

También tienes que recordarte la motivación, para no caer en las tendencias que te llevan a mirar para otro lado, a huir, a estancarte; al sufrimiento al fin y al cabo.

Y además, tienes que dejar espacios para que lo inconsciente salga y poder trabajar con ello, para conseguir liberarte de los patrones mentales, de las ideas irracionales…

Si, parece un duro trabajo, pero no es más duro seguir cómo siempre? Para mí si lo es: es duro sonreír cuando quieres llorar pero tú yo no te lo permite, es duro cuando no arriesgas por miedo a perder, por miedo a la soledad, es duro vivir una vida diseñada por tu yo, o por otrxs.

Cuando la convicción es plena no hay dureza, no hay trabajo, hay esfuerzo gozoso, hay dicha.

Sin olvidar que ya somos preciosos seres, que todo llegará a su preciso momento y que podemos regocijarnos de todo lo hecho hasta ahora.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.