Sweet home

Y un día las circunstancias cambian y dejas de oír el mar al acostarte y al levantarte, y cambias el sonido de las olas por el del camión de la basura a las noches y lxs niñxs camino al colegio a las mañanas. Y cambias los paseos por la playa a cualquier hora y sin rumbo, por los paseos a lugares y horas concretas. Pero, ¿quién lo dispone así? Mi mente.

En todas las experiencias de la vida hay situaciones placenteras y otras que no lo son tanto, pero todo ello viene de la imagen que tengo yo del placer o del asco. Por ejemplo para mí puede resultar realmente placentero estar a 32º al sol y a otra persona le puede parecer un  verdadero calvario.

Si nos damos cuenta de esto podemos empezar a vivir cada una de las experiencias con mucha apertura, porque sabemos que todas ellas ya son maravillosas en sí mismas porque son, y sobretodo, porque no esperamos nada.

Si conseguimos dejar de encuadrar cada uno de los momentos, poniéndoles un nombre de bueno o malo, si conseguimos no echar de menos lo vivido, no añorar, no proyectar… seremos mucho más felices porque estaremos más presentes en el ahora.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.