Obstinación

Durante un tiempo creí que ser cabezota y obstinada era una de mis grandes virtudes, así creía conseguir  mantener a ciertas personas a mi lado, llegar a determinados lugares…

Pero lo que se me olvidaba de camino era la sabiduría: sabiduría para saber si realmente debía seguir tirando de cuerdas que no querían ser tiradas, es decir, intentar permanecer al lado de personas que claramente no deseaban lo mismo que yo, no tenían esas mismas ganas de estar, de permanecer.

Del mismo modo aprender a ceder, a abandonar la programación que me hacía intentarlo una y otra vez aún sabiendo que no era lo que mi ser quería, estando en lugares que de poco me servían o incluso me dañaban solo por internarlo una vez más.

Lo precioso de todo es que gracias a esa obstinación y cabezonería he aprendido grandes lecciones, y la enseñanza más directa e inmediata es, a soltar.

Soltar ese yo que cree tener muy claro qué es lo mejor y que únicamente me alejaba más y más de mi ser.

Rendirse desde la cabeza y avanzar con el corazón hacia nuestras aspiraciones, nuestro camino, con esfuerzo y motivación pero muy atentxs para observar su naturaleza.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.