November

Me resulta increíble ver cómo a mediados de noviembre te puedes sentar a ver las hojas amarillas en los árboles o ya caídas en el suelo mientras disfrutas del sol. Pero un sol que calienta como en mayo, del que deja tu piel calentita y la mente despejada.

Mientras disfrutaba en tirantes al sol me he dado cuenta de cómo en mitad del verano esta escena se repite una y otra vez hasta el punto de que casi ni eres consciente de que estás al sol y de que este sol está nutriendo tu cuerpo.

Cuando nos acostumbramos a algo lo damos por sentado y se nos olvida agradecerlo, se nos olvida vivirlo como nuevo y apreciarlo en toda su forma. Del mismo modo que con el sol damos por cierto e inamovible la presencia de personas en nuestra vida, de ciertos lugares, bienes materiales e incluso emociones y pensamientos, olvidándonos de que todo ello es impermanente y efímero.

Recordar a cada instante la gran suerte que tenemos de estar aquí y ahora, de recibir todos y cada uno de los regalos que nos ofrece la vida en cualquiera de sus formas y agradecer poder vivirlo y poder tener la capacidad de percibirlo.

Muchas gracias y perdón,

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .