Ya pasó

Y después de la tormenta siempre llega la calma, porque no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo pueda mantener.

Después de unos días de movimientos internos de nuevo vuelvo a recuperar el centro, aunque realmente nunca lo pierdes sino que no alcanzas a verlo. Pero ya no es el mismo centro, porque siempre que hay turbulencias hay una reubicación de cada una de sus partes. Cuando ama murió fue una destrucción total de todo aquello que creía ser, que pensaba, sentía, los cimientos parecían haber desaparecido y no existían las calles por donde transitar. Con el tiempo ves que todo ése maremágnum construyó unas nuevas bases, nuevas formas, una nueva idea de la vida y del mundo, un tener que descubrir quién era a partir de entonces y un vivir cada día cómo una lucha al principio, y cómo un regalo al final.

Cuando llega la tormenta me recuerdo respirar e intentar aprender aquello que viene a darme su paso, sabiendo que lo mejor que puedo hacer es sentir el momento y ser, sin razonamientos, ni batallas por querer que pase ya, porque el aprendizaje se da a su debido momento. Estar abiertxs a que ocurra es la clave!

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese el sufrimiento y sus causas,

Pueda yo hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.