El cuento de la lechera

Hacía tiempo que no lo hacía y no ha sido muy duradero, pero hoy me he descubierto en el cuento de la lechera nuevamente. Al email me ha llegado un spam que decía que PayPal había ingresado en mi cuenta 300.000 euros, nada más y nada menos, y sin abrirlo si quiera, ya lo había gestionado, repartido y viajado.

La verdad es, que en comparación con otras fases de mi vida, he soñado un poco y lo he dejado ir, retornando al momento presente y lo que en el vivía, pero me ha servido para ver lo fácil que resulta desear, imaginar escenarios perfectos y cómo esas ideas nos llevan al sufrimiento, una y otra vez, al estar cegados por nuestros velos, al estar viviendo en una vida que no es la que vivimos en realidad.

La lechera y su fábrica me ayudan a percibir como las tendencias se van quedando atrás a medida que trabajamos en ellas, a medida que nos esforzamos por soltar los amarres y rendirnos a la vida, porque no hay mejor plan que el que la vida tenga para ofrecernos.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimientoy sus causas,

Podamos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.