Calcetines limpios

De pequeña me enseñaron la bonita costumbre de descalzarme cuando entraba en casa y lo mismo cuando entraba en casas ajenas. Me parece un acto muy sencillo y que permite que tu casa no se llene de sustancias de la calle.

A veces entramos en la vida de las personas sin permiso y con toda nuestra mierda dispuesta a volcarla donde podamos porque se nos hace muy pesada, sin darnos cuenta de que estamos entrando en un lugar sagrado, el de otro ser.

Avanzamos con paso firme sin importarnos cuánto ha tenido que vivir para ser quién es ahora, cuáles son los sufrimientos que ha padecido y qué hay detrás de esa imagen resplandeciente.

No miramos más que nuestro objetivo, nuestra necesidad a cubrir, nuestros miedos y carencias resueltas en forma de personas.

Antes de entrar, descalzate!

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podamos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.