Una parte mas

A veces el llanto te invade sin motivo aparente, quizás es que has abierto demasiado el corazón con alguna postura de yoga, o has movido la cadera muy rápido a ritmo de clandestino, o quizás ha sido un pequeño detalle casi imperceptible el que ha desencadenado la ola de lágrimas.

Cuando te rindes a ese vaivén, puedes escuchar las heridas profundas, aquellas grabadas en el inconsciente y que en pocas ocasiones eres capaz de percibir con tanta claridad y comprendes. Comprendes tu dolor, tu miseria, tu angustia y la acoges.

La acoges como si te acogieses a tí mismx nada mas nacer, con sumo cuidado y atención, con respeto hacia ese ser divino que acaba de abrir los ojos, de dar su primer aliento en este espacio tiempo, sin exigencias, sólo escucha.

Y no te culpas por llorar, por sentir, todo lo contrario, lo agradeces tanto como la risa o el abrazo porque es parte de lo que en este momento se mantiene aquí, vivo.

Y así dejas de luchar por aparentar, sostener y catapultarte hacia la independencia de tus emociones y lo que eres ahora mismo, y las amas.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.