Palmeras en la nieve

Hoy he ido a una tienda a comprar y la dependienta tenía ganas de charlar porque me ha contado su plan de fin de semana. Yo me debía de encontrar en la misma situación que ella porque he seguido la conversación y he añadido información.

Me gusta ver cómo dos desconocidxs son capaces de hablar de cualquier cosa sin proponérselo. A veces sucede en el ascensor con algún vecino, o en el paseo por el parque o en cualquier lugar insólito. A veces no se da, aunque ambas personas quieran hablar no están preparadas para hacerlo, hay algo que les separa, un muro entre ambas.

Estos muros suelen ser las vergüenzas, miedos, el propio mundo, las críticas, juicios, que nos invitan a cerrarnos en lugar de a estar presentes. Cuando las presencias se encuentran el diálogo se da sin forzar.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.