Paraísos perdidos

Ayer iba a ir a comprar y pensé a qué tienda ir, tenía varias tiendas que vendían lo mismo, pero decidí ir a la que su dependiente es un chico muy majo que suelo reírme un rato, no me preguntéis porqué pero me gustan los lugares dónde no sólo compras sino que también charlas y sonríes. Cuando entré, oí por encima la conversación que estaba teniendo lugar, miré al chico y pregunté. Su aita había fallecido y una clienta le estaba dando el pésame.

Vi su dolor, no en drama pero sí en emoción, me acordé del mío, de que duro resulta a veces vivir y le dije: la vida es dura a veces, o puta vida más bien, poco a poco.

Ese momento me concedió conectar conmigo, con mi ser profundo, ése que cayó y que volvió a levantarse, ése que cae y se levanta y me preparó para el resto de la tarde. Casualidad? No, escuchar a tu ser y permitirle estar dónde debe de estar.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .