Moquillo

Hace un frío del carajo, tres grados, cojo la bici, me pongo música y comienzo a andar. A medida que voy bajando cuestas las lágrimas y el moquillo comienzan a aflorar, las manos pierden sensibilidad y la nariz comienza a enrojecer. Del mismo modo empiezo a sentir el momento, la libertad al desplazarme a mi ritmo, con mi pulsión, la música sonando de fondo, el instante, el sol y la sonrisa profunda, no importa dónde voy sino dónde estoy ahora.


En una moneda hay dos caras, en la vida también. Podemos fijarnos en lo no confortable, o en lo confortable, en lo bueno, o en lo malo, en los ratitos serenos o en el vaivén.


Todos estos momentos componen nuestro día pero no lo determinan. Observar nuestro foco y agradecerlo todo.


Muchas gracias y feliz día!


Ojalá todos los seres seamos felices,


Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,


Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .