A flor de piel

Cuando pasas un día contigo mismx, prestandote atención, te puedes dar cuenta del número de pensamientos y emociones que pasan a través de tí. Primero decaimiento, miedo, después alivio, bienestar, pasas al aburrimiento, tras eso, nuevamente la alegría, después la pereza, continuando con la soledad, pasando por la neutralidad, y llegando a la cama en calma.

Puede que alguna de estas emociones nos invada demasiado, o la invitemos a quedarse demasiado tiempo de manera que las otras pasarían a un segundo plano y apenas existirían. Esta idea ayuda a darnos cuenta de que todo pasa, y por otro lado, a ver lo vulnerables que somos a nuestro mundo exterior y lo que en él se da.

Poco a poco identificarnos menos con nosotrxs, con lxs demás y soltar.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .