Uno, dos, probando

A veces la vida te pone propulsores para avanzar, y en otras ocasiones te los pones tú para ver si así consigues descubrir algo nuevo, otra manera, otra forma. Quizás ambas vengan de unas causas pero parece que las segundas son más conscientes y buscadas que las primeras, no?

Y así es como te planteas retos y dices: qué pasaría si pruebo a hacer este nuevo ejercicio que tanta pereza y resistencias me genera, qué ocurriría si en lugar de ver la televisión o estar con el móvil pruebo a sentarme en silencio conmigo, y si en vez de negar mi dolor lo miro de frente, y si pruebo a estar en silencio un día, o a dejar de pensar que todo lo malo me sucede a mí y cambiarlo por la vida me sonríe?

No hay que esperar a que esas causas se consuman para crecer, podemos intentar hacerlo mientras todo está supuestamente en orden y permanencia porque, al fin y al cabo, nosotrxs podemos marcar nuestros tiempos y nuestros intentos de cambio al menos.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .