Jump

En ocasiones resulta complicado no caer en el precipicio; sabes que no deberías, que no es bueno para tí, que no hay nada de tí en ese lugar, tus amigxs, familia e incluso algunxs conocidxs te avisan de lo que puede pasar si saltas, y aún así, zas, estás dentro.

Es como si hubiera una fuerza centrífuga dentro de tí que te llevara a obviar lo que te dicen y lo que tú ya sabes y te hiciera lanzarte hacia esa caída.

Si pasa es porque ha de pasar, porque hay algo que reaprender, reconfigurar… Pero en nuestras manos está también la opción de hacer caso a nuestras tendencias que dicen: que más da, haz lo que quieras, eres libre, o a la sabiduría del que comprende que no quiere sufrir y que se va a esforzar para que no suceda de nuevo, con consciencia, paciencia y amor.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .