Pequeñas cosas

A veces parece que hasta que no nos quitan algo no nos damos cuenta del valor que tiene. En esta ocasión es poder pasear, abrazar a gente, pisar la hierba, ver el mar, viajar…, y tantas y tantas cosas, tantas que la lista podría ser interminable.

Y qué pasaba antes de la privación? Que me quejaba por el trabajo, por ir al parque de siempre todos los días, por no tener tiempo para mí, por no encontrar a esa persona con la que estar, las otras no debían servir, por no poder llevar a cabo mis aspiraciones y me perdía lo más importante: lo sencillo.

Cuando la marea pase que éste aprendizaje cale tanto que no se nos pueda olvidar, aunque traiga consigo el llanto, la angustia y la realización de la incertidumbre.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .