Guau

A veces no sabemos lo fuerte que somos hasta que sucede algo que nos desmorona, nos hace llorar, patalear, coger el papel de justiciero, el de víctima, el de observador, y tras todo ello, volvemos a levantarnos.

Cuando estás en pleno meollo es difícil observar la fuerza de arranque, porque el tumulto hace que no se vislumbre la luz, pero ahí quedan esas semillas, bien plantadas, que ayudan a que un día mires en la distancia y digas: guau, gracias por intentarlo incluso en plena tormenta. A poquitos, no importa, gracias a eso estoy hoy aquí pudiendo mirar y sobretodo, vivir.

Permitir que ese motor de arranque se reactive.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .