Si te aprieta…

Ayer fui a pasear y me senté en unas estructuras de madera, no sé porqué pero aún estando ya en lo alto, quería subir un poco más arriba, imagino que era un intento de tomar mayor perspectiva. En esas andaba cuando decidí bajar para emprender el camino de vuelta cuando de la nada, para mí, apareció un perro que venía corriendo y ladrando. Mi reacción, que no respuesta, instantánea, fue volver a subirme y esperar a que se fuera por dónde había venido.

No pude evitar reírme de la situación, me recordó al momento vaquillas en el pueblo o al toro de fuego, que te ibas corriendo aún cuando no lo veías aún.

Con los años fui capaz de aguantar hasta ver al toro de fuego e incluso apenas moverme, pero ayer, esos resquicios, a mis ojos, reaccionarios, brotaron de nuevo.

Máxima atención a cada instante.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .