Utzi izeko!

Ayer acompañé a mi sobri la pequeña a su clase de natación. El instructor le dió una especie de pesa flotante y le dijo que se la pusiera debajo del brazo y que con el otro nadara. Me resultó impresionante ver su esfuerzo, su tesón, cómo a pesar de estar cansada seguía intentándolo sin rendirse y mandándome apartar si intentaba ayudarla.

Recuerdo ver a la mayor boca abajo intentando sostener su cabeza, después intentando gatear, continuar con su paso contemporáneo, luego correr, saltar, andar, montar en bici, recordar coreografías, unir puntos…

Me pregunto, en qué momento dejamos de intentar la vida? En qué momento perdemos la esperanza y creemos que nuestras aspiraciones no son posibles? Cuando ves a unx niñx esforzándose por algo te das cuenta de que ése niñx sigue dentro de tí y que sí, sí es posible.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .