Plisti plasta

Llevo varios días fijándome en como el agua de los charcos se mueve. Algunas veces es muy obvio, ya que yo también siento ese viento rozando mi cara o brazos, pero otras es imperceptible al tacto, incluso en las hojas de los árboles tampoco se nota, pero en el agua sí, ahí surge un pequeño movimiento.

Probablemente las hojas se hayan movido un pelín, y mi mano también haya sido acariciada por el aire, pero dependiendo de mi atención, y de mi mirada, puedo apreciarlo o no.

Lo bonito es ver cómo todo está en constante movimiento, en constante cambio, vea el resultado en el mundo externo o no lo vea, porque a veces hace falta un ciclón para movilizar el cuerpo, y otras una sencilla brisa hará que todo gire.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .