Se baja el telón

Es gustoso ese momento en el que te acurrucas con la manta, sientes tu cuerpo y respiras. La mente también reposa y parece que las emociones se quieren unir a la calma del conjunto y permaneces.

Luego empiezan los movimientos, los pensamientos que te dicen llevas media hora sin hacer absolutamente nada, y con ellos quizás la culpa, el desasosiego, la pereza.

He aprendido que si estoy agusto en un lugar me deje estar, así como estoy, porque no es sencillo de conseguir sin un estímulo externo que adormezca el momento, así que disfrútalo si llega y tómalo cómo lo que es, un regalo.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .