Tiempo fuera

Despertarte y mirar al cielo, aunque el día se presente pesado y largo, dejarte llevar por ese azul, por la inmensidad puede generar que sea un pelín más liviano, más llevadero.

Comer algo rico, escuchar música en sintonía, dejarte engullir por la naturaleza puede ayudar también a calmar ese ruido interno, a centrarte más en lo que está sucediendo en este instante.

Unas sábanas confortables, una vela olorosa con sonido a madera quemándose, un aroma a lavanda, unos brazos o una voz en la lejanía pueden contribuir a que esas preocupaciones te dejen descansar y vuelvan mañana si eso.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .