Póker

A veces basta con decir cuatro palabras para que el semblante de la otra persona cambie completamente y puedas ver el desconcierto, quizás el asombro también, o tal vez la incredulidad.

Los rostros de las personas hablan, aunque hayamos aprendido a disimular, incluso en ese silencio aparente de gestos, podemos ver, y tras ello el discurso de huída.

No vamos a dejar de hablar, ni de ir ni de venir, aunque sí podemos ser más cuidadosxs con las palabras, los modos y los destinatarixs, tratando de movernos siempre desde el corazón.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .