She is like a wind

Ese momento en el que estás llegando a casa con el coche y justo un poco más arriba de tu portal encuentras, contra todo pronóstico, un precioso hueco, en el que te entra, y eres capaz de meter el coche, y dices, gracias vida.

O ese otro momento en el que das unas cuantas vueltas y finalmente lo acabas aparcando a veinte minutos andando de casa y maniobrando varias veces, después de haberlo intentado en algún lugar y no poder, y dices, gracias vida.

Siempre se puede agradecer.

Muchas gracias y feliz día!

Ojalá todos los seres seamos felices,

Ojalá cese nuestro sufrimiento y sus causas,

Podemos hacerlo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.